Menú Cerrar

Incendios forestales: ¿Cuánto puede afectar el humo a la salud?

incendios forestales

“Cuando esto sucede, la salud de las personas se ve afectada”, comentó Henderson, y agrega: “No hay duda alguna”.

Los estudios han demostrado que, cuando llegan las olas de humo, el índice de visitas al hospital aumenta y muchos de los pacientes recién llegados presentan problemas respiratorios entre otras afecciones.

Henderson señaló que la exposición al humo podría tener implicaciones en la salud de los bebés, de por vida, aunque dijo que debían hacerse más estudios al respecto. “Esto podría ocasionar tales daños a los pulmones que están en desarrollo, que tal vez nunca se recuperen”, aseveró.

Los riesgos son mayores para las personas de color, las cuales suelen vivir en zonas que ya están expuestas a niveles elevados de contaminación por partículas. Según un estudio de 2017, las personas negras de edad avanzada tienen tres veces más probabilidades de ser hospitalizadas por afecciones respiratorias debido al humo.

Francesca Dominici, profesora de Bioestadística de la Universidad de Harvard y autora del estudio, afirmó: “Las minorías subrepresentadas están experimentando una problemática de salud mucho mayor debido a la contaminación y el humo de los incendios forestales y, además, por el COVID-19”.

La pandemia de coronavirus, que también ha afectado de manera desproporcionada a la comunidad afroestadounidense, aumenta los problemas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) han advertido que “las personas que padecen COVID-19 se encuentran en un riesgo mayor a causa del humo de los incendios forestales durante la pandemia”.

Los efectos del humo de los incendios en la salud no desaparecen cuando el cielo se despeja. Un estudio reciente realizado a los habitantes de Montana sugirió que hay consecuencias prolongadas por la exposición a ese tipo de humo.

Erin Landguth, profesora adjunta de la escuela de ciencias de la salud pública y comunitaria de la Universidad de Montana y autora principal del estudio, dijo que la investigación había demostrado que “después de terribles temporadas de incendios, uno esperaría tener temporadas de gripe de tres a cinco veces peores” meses después. Los hallazgos del estudio, añadió, coinciden con lo que ya se conoce sobre la contaminación y las enfermedades.

“Décadas de investigación han demostrado que la exposición elevada a la contaminación del aire se asocia con una serie de impactos desfavorables para la salud, lo que incluye la debilitación de los sistemas inmunitarios”, comentó Landguth.

Las causas subyacentes del aumento de los riesgos de incendios en el oeste estadounidense son complejas. Incluyen las prácticas forestales del pasado que produjeron combustible abundante para los incendios y la expansión de las comunidades hasta los límites de las tierras forestales.

No obstante, detrás de todo esto se encuentra el cambio climático, que calienta y reseca la vegetación, que se convierte en combustible, de manera que una chispa (ya sea del cableado eléctrico que se ha caído, rayos o incluso negligencia humana puede provocar un incendio.

Incluso con los esfuerzos más agresivos para combatir el calentamiento global, el retraso inherente en el sistema climático significa que el empeoramiento de los incendios y sus efectos sobre la salud nos acompañará durante décadas. Con acciones menos determinantes, los efectos del calentamiento se volverán aún más desastrosos. “En el futuro climático, seguiremos viendo situaciones que superan los récords establecidos”, dijo Henderson.

Daniel Swain, climatólogo del Instituto de Medioambiente y Sostenibilidad de la Universidad de California en Los Ángeles, comentó que muchos de los incendios actuales, incluso con una medida de contención, “van a durar semanas, si no es que meses, y van a generar humo durante ese mismo periodo”.

Cuidar la salud respiratoria y protegerse del humo

Para limitar la exposición al humo, los expertos recomiendan permanecer en el interior con las ventanas y puertas cerradas y encender los aires acondicionados en modo de recirculación para que el aire exterior no entre en tu casa.

También se recomiendan los purificadores de aire portátiles aunque, al igual que el aire acondicionado, requieren electricidad. Si los servicios públicos suspenden el suministro eléctrico, como ha sucedido en California, esas opciones tienen sus limitaciones.

Si tienes electricidad, evita freír los alimentos, pues eso puede aumentar el humo en el interior.

Los expertos señalan que es especialmente importante evitar los cigarrillos. También recomiendan evitar las actividades extenuantes al aire libre, como hacer ejercicio o cortar el césped cuando la calidad del aire es deficiente. Si estás al aire libre, también se recomienda utilizar cubrebocas N95 bien ajustados, aunque son escasos debido a la pandemia.

Existen algunas opciones de “hágalo usted mismo”, afirmó Henderson, y señaló que los cubrebocas hechos de diferentes capas de telas, “en especial de algodón de punto cerrado y seda tejidas juntas”, pueden proporcionar “una filtración bastante buena” si se ajustan bien al rostro.

Cuando se le preguntó cuál es la mejor manera de protegerse en un área cubierta de humo, Dominici respondió que era una cuestión difícil. La opción más segura podría ser abandonar la zona hasta que el humo se disipe, pero muchas personas no pueden mudarse o trabajar en el exterior.

A fin de cuentas, comentó, las acciones que pueden llevar a cabo las personas están limitadas.

Fuente: NY Times.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
¿Hablamos?